Cómo se determina el salario

¿Qué salario me corresponde? ¿Mi nómina está bien? Son consultas muy habituales y lo cierto es que se trata de un tema con mucha miga, tanta que es imposible resolver todas las casuísticas, pero a grande rasgos el salario que debe cobrar un trabajador depende de:

  • Convenio Colectivo aplicable: y con ello nos referimos al convenio que obligatoriamente corresponda en función de la actividad REAL de la empresa (no la que declare formalmente), su ámbito funcional y geográfico.El asuntillo de aplicar un Convenio diferente al obligatorio que casualmente tiene un salario inferior, es un fraude. Por lo que, aunque conste “X” Convenio
    en tu contrato, habrá que ver primero si ese es realmente el aplicable o si la empresa ha puesto “por error” otro diferente, en cuyo caso podrías reclamar las diferencias salariales existentes entre uno y otro. Por cierto, determinar cuál es el convenio aplicable en algunas ocasiones no es una cuestión nada sencilla ni para un experto.
  • Clasificación profesional: básicamente se trata de saber si las funciones que REALMENTE realizas están correctamente encuadradas en base a la clasificación contenida en el Convenio Colectivo realmente aplicable. Por ejemplo: por cuanto tu nómina o contrato ponga que eres “ayudante de dependiente”, si resulta que en la tienda no hay más dependientes que tú, es muy difícil que puedas ayudar a nadie, así que obviamente tu categoría correcta y real será, como mínimo, la de “dependiente” y no de “ayudante de”. Ello te da derecho a reclamar tu categoría y/o grupo profesional real y las diferencias salariales ya que tu sueldo tendría que ser mayor.
  • Jornada de trabajo o número de horas trabajadas: no es lo mismo estar a jornada completa que a jornada parcial. En este último caso tu salario se establecerá en función de las horas trabajadas. Obviamente de nuevo hablamos de la jornada de trabajo REAL, no la que formalmente pone el contrato.
    También cambiaría tu salario en caso de estar realizando horas extras (eso de las horas extras merece un post aparte).
    A veces interesa conocer también horario de trabajo y antigüedad reales en aras a la aplicabilidad de ciertos complementos como pueden ser nocturnidad y antigüedad respectivamente.

Con los datos anteriores es posible determinar el salario y los demás complementos. Hablamos del salario base, de las pagas extras, de los complementos obligatorios (nocturnidad, toxicidad, peligrosidad, antigüedad…), del plus de transporte, que se establecen en función de tu categoría profesional real y que se encuentran de nuevo regulados en el Convenio Colectivo aplicable y en las tablas salariales anexas al Convenio o en las actualizaciones salariales que se vayan publicando en los años posteriores.
Podría haber otras cantidades (gastos del trabajador) que corran a cargo de la empresa dependiendo del trabajo en cuestión (teléfono, alojamiento, comida, etc.)

Tu nómina, entonces, se conforma en función de las cantidades establecidas en el Convenio real que resulte aplicable que son asignadas de acuerdo a tu categoría profesional y/o grupo profesional real y a tu jornada de trabajo real.
El resultado es el salario que como mínimo te debe pagar el empleador: puede pagarte por encima de lo que marque el Convenio, pero nunca por debajo.

.

Ten en cuenta que en el ámbito laboral no importa el contrato de trabajo que firmes, importa lo que realmente haces.
Eso tiene consecuencias muy importantes en cuanto que tu contrato de trabajo no te vincula si lo pactado no se cumple en la realidad o si no se ajusta a la legalidad.

Imagina que te pillan de limpieza de cocina y que en tu contrato ponga además que estás a media jornada, sin embargo resulta que trabajas 50 horas a la semana y tus funciones no son las de limpiar la cocina, que también, sino preparar 20 tortillas diarias y unas ensaladas chulísimas para que los clientes estén contentos y el pobre empresario pueda ganar más y poder así pagarte tus 450€ mensuales.

Bueno, en este caso lo que firmaste te la refanfinfla.
Pueden hacerte firmar miles de papeles (aunque con algunos hay que tener especial cuidado como con los finiquitos liberatorios, más info en «Qué pasa si no firmo el finiquito») que digan que eres una limpiadora a media jornada, la realidad ganará siempre que puedas probarla.
Ello significa que te tendrán que pagar un salario mayor, cotizar más y por las horas reales (lo cual está muy bien para tus futuras prestaciones como el desempleo o la jubilación).

Considera que nadie salvo tú va a velar por tus propios derechos. Ni la seguridad social ni el INEM (ahora SEPE) van a comprobar si los datos del contrato son correctos, ni tan siquiera si hay discrepancia entre la categoría contratada y el salario asignado. Y que vaya la Inspección, sin que nadie la llame y que además compruebe correctamente la realidad de tu trabajo en un contexto en el cual le vais a mentir, es tan probable como que te toquen los euromillones.

Si después de leer este post sigues teniendo dudas, puedes consultarnos privadamente usando cualquiera de las formas de contacto que ofrecemos en nuestra web http://abogadalaboralista.es/contacto/

Esta entrada fue publicada en Salario y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cómo se determina el salario

  1. Pingback: Economía sumergida o trabajar en negro | Abogada Laboralista

  2. Pingback: La empresa no me paga el salario | Abogada Laboralista

  3. Pingback: La empresa no me paga el salario | Abogada Laboralista

  4. Pingback: Qué debes saber sobre el finiquito | Abogada Laboralista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*