Con la ETT hemos topado

Introducción. Tener un contrato por ETT y no consultarlo con un abogado experto en laboral es como decir que tienes un gripazo y no te molestas en tomarte ni una infusión mientras decides salir de fiesta bajo una ciclogenesis explosiva. Con ello no quiero decir que todo contrato por ETT sea motivo de resfriado, pero es altamente probable que algo moquee.

¿Qué son las ETTs? Las empresas de trabajo temporal son empresas que  se dedican a contratar de forma temporal a trabajadores para ponerlos a trabajar para otra empresa llamada usuaria. La situación que se da es la siguiente: te contrata y te paga la ETT pero realmente trabajas para y estás a las órdenes de la empresa X (la usuaria) que a su vez le paga a la ETT.

Visto de esa forma las ETT son meras intermediarias de manos de obra, algo que ya hace el SEPE/INEM, pero que cobran por sus servicios. Si razonas un poco la pregunta que debería venirte a la cabeza es: ¿Para qué narices una empresa quiere pagar un sobrecoste a una ETT para contratar a un trabajador, pudiendo contratarlo directamente o recurrir a la oficina de empleo y eliminar ese sobrecoste? ¡Bingo! Acabas de darte cuenta que por algún lado algo tiene que moquear.

Dicen que lo hacen para ahorrar en costes de procesos de selección que en cristiano significa que les sale más barata una ETT que un consultor de recursos humano externo para que le lleve a cabo la selección de un/una candidato/a. Cierto. Es la ETT la que busca al candidato más idóneo para el puesto con el plus añadido de buscar al menos conflictivo. También es la ETT la que lleva el papeleo de nóminas, altas/bajas, ceses, etc., cosa que no tendría mayor trascendencia si la empresa usuaria contara con una gestoría.

¿Pero realmente es sólo eso? Mmmm, no hay publicado en la red un manual de trapicheos usuarias-ETTs, pero nos pueden las sospechas. No es que seamos mal pensados o fan de alguna teoría cospiranoica, más bien es que nos hemos siempre con algunos enredos y la mayoría no liberan a la empresa usuaria de recoger los platos rotos, al contrario de lo que se creen los empresarios que las contratan.

Vamos a ver cuáles son los más comunes:

Contrato por ETT sin fraude/Contrato por ETT con fraude

Todos los contratos de puesta a disposición que celebran las Empresas de Trabajo Temporal, como su nombre indica, son contratos temporales. Por tanto un contrato será legal o ilegal en los mismos términos que ya hemos explicado para los contratos temporales.

Si tienes un contrato temporal en fraude, al haber de por medio una ETT, hay la siguiente peculiaridad: se produce una cesión ilegal de mano de obra que significa que se pueden olvidar de la temporalidad porque tú eres indefinido y hasta puedes elegir si ser trabajador indefinido de la empresa usuaria o de la ETT (lo normal es que elijas la usuaria, no sólo porque es la empresa para la cual estuviste currando realmente, sino porque los Convenios de las ETTs, y por tanto sus condiciones laborales, en mi opinión deberían estar incluidos en la Escala de Bristol).

¿Salario calculado por el Convenio de la ETT? ¡No gracias!

Muchas Empresas de Trabajo Temporal suelen ir de listas y pagarte por el salario de su convenio y no por el de la empresa usuaria (aquella para quien trabajas) a pesar que el art. 11 de la Ley homónima que las regula canta más claro que un ruiseñor en primavera.

Si la ETT intenta colarte el salario de su convenio y no el de la empresa usuaria para la que realmente trabajas, vete corriendo junto a un abogado porque lo más probable es que te estén ventilando unos 300 euros mensuales de tu sueldo.

El art. 11 L.E.T.T. viene a decir que para la remuneración, la jornada, horas extras y nocturnas, descansos, vacaciones y festivos, te tienen que respetar las mismas condiciones laborales de los trabajadores contratados directamente por la empresa usuaria, es decir que para esas cosas que acabo de enumerar te tienen que aplicar el Convenio de la empresa para que trabajas como si fueras un trabajador más de la misma y nunca el Convenio de la ETT aunque sea la ETT la que te contrate y te pague las nóminas.

El convenio de la ETT se te aplicaría para las restantes cuestiones laborales, incluidas infracciones y sanciones, pero no para las básicas.

La antigüedad desde el primer contrato

Si has encadenados contratos eventuales en fraude para la misma empresa usuaria, la antigüedad se cuenta desde el primero de ello, no desde el último. Da igual que hayas encadenados contratos con la misma ETT con varias ETTs o si has alternados periodos en lo que has estado contratado por una ETT con periodos en los que has estado contratado directamente para la empresa usuaria.

La antigüedad importa a la hora de calcular la indemnización por despido o para algún complemento salarial si existiere.

Las infracciones y sanciones y el despido disciplinario.

Si el contrato es en fraude y hay una cesión ilegal de mano de obra el convenio aplicable es el de la empresa usuaria en su totalidad que puede ser más benévolo a la hora de clasificar y sancionar ciertas conductas, lo cual te permite atacar una sanción o un despido disciplinario ya desde el incumplimiento de la formalidad y legalidad.

“Quien tiene una ETT, tiene una miseria”, sal de dudas y consúltalo.

Esta entrada fue publicada en Contratos temporales, ETT. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Con la ETT hemos topado

  1. DobleS dijo:

    Hola, tengo una duda sobre la ett con la que estoy ahora, de mi sueldo bruto me estan descontando un 8’35% en total; un 2% de irpf y el resto en seguridad social o no se que…, que pasa, que antes de esta ett estaba con otra, y creo que solo me retenia el 2% y ya, porque del bruto casi no me quitaban nada, pero en esta me quitan un monton, y yo pensaba que la seguridad social la pagaba la empresa no yo. En fin, no lo entiendo y no se si es o no correcto. Si me pudieran informar y/ o enseñar como calcular lo que realmente me corresponde se los agradeceria. Un saludo.

    • Hola DobleS, hay una parte de las cuotas a la Seguridad Social que abona el trabajador, concretamente aporta el 6,35% de su sueldo para el tipo general, mientras que la empresa aporta casi el 30%. Así que lo que te descuentan por ese concepto en la nómina es correcto. En cuanto al IRPF depende de muchos factores pero esa es una retención a cuenta por lo que con la declaración anual de la renta (para quien esté obligado a ello) se regulariza el impuesto por si se pagó de menos o de más (sale a pagar o a devolver). Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*