¿Conviene poner una denuncia a la Inspección de Trabajo?

Participamos de forma invisible en muchos foros de empleo y siempre que sale una oferta de trabajo basura o alguien se queja de algún empresario “cabrón”, aparecen unos cuantos usuarios incitando a poner una denuncia a la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social.
Nuestra opinión por lo general es que antes de dar un paso hay que ver dónde se mete el pie y saber en qué dirección se va, por eso aquí en lugar de explicarte cómo y dónde poner una denuncia, que sobre eso hay infinitos artículos en la red, te vamos a hablar de qué consecuencias tiene para empresario y trabajador y cuándo conviene formularla.

Opinamos que cada caso requiere su valoración y ponderación y, puesto que la casuística es enorme, aquí sólo te podemos decir que en general convendrá siempre que necesites probar una determinada situación y no tengas otras pruebas (por ejemplo estar trabajando sin contrato en un lugar en que nadie te ve y puede atestiguar tu situación).
Si por el contrario tienes buenas pruebas, como muchos testigos (que además estén dispuestos a declarar -ojo con eso que los testigos misteriosamente desaparecen todos a tres días del juicio-) o buenos documentos, la denuncia ya no es fundamental por lo que valorar si compensa o no su interposición dependerá de otros factores.

¿Cuáles son los otros factores? Por experiencia personal sabemos que con una denuncia el trabajador pretende principalmente fastidiar al empresario y que alguien le obligue a cumplir la Ley.
No es que nos parezca mal el afán de fastidiar a quien sea, pero antes de obcecarte por la rabia de ver pisoteados tus derechos hay que tener la cabeza fría y pensar cómo sacar el máximo provecho de la situación y la denuncia no siempre supone un provecho para el trabajador. Además hay otras manera de hacer cumplir la Ley al empresario sin necesidad de ir corriendo a la Inspección.
En tal sentido, entendemos que no conviene denunciar a la Inspección si la empresa no tiene solvencia, al menos antes de haber cobrado lo que te corresponde.
El problema principal de las denuncias a la Inspección son las multas que pueden llegar a poner al empresario, dinero que inflará las arcas del Estado pero no tu cuenta bancaria.
El caso es que si te has decidido a poner una denuncia a la inspección, es que al fin has levantado cabeza y estás interesado en reclamar lo tuyo y como lo tuyo casi siempre supone el pago de un dinero (diferencias salariales, indemnizaciones, etc.), antes de cualquier otra cosa debes centrarte en cobrar ese dinero. Ahora bien, salvo que tu empresa esté forrada (algunas todavía existen), lo normal es que una empresa pequeña no sea muy solvente; si esta empresa tiene que pagar las multas o las cotizaciones, lo más probable es que luego no le quede para pagar lo que te debe.

Otro aspecto afectado por la eventual interposición de una denuncia son los acuerdos extrajudiciales, es decir que se debe valorar la posibilidad de pactar con el empresario sin pasar por un juez y en este caso una denuncia puede romper la baraja y cargarse la posibilidad de llegar a algún arreglo.

En resumen, si no necesitas reunir pruebas y tu empresa no está muy allá de dinero, mejor es no meter a la Inspección en el asunto, al menos hasta que hayas cobrado lo que te adeudan. Si a mayores, por la razón que sea, te conviene llegar a un acuerdo, es mejor no entrometer a nadie más.

Respecto a cómo formular una denuncia hay muchos post que se pueden leer en internet sobre el tema pero nuestro consejo es que os asesore o, directamente, la redacte un experto ya que cada caso tiene sus precisiones y formular una buena denuncia es clave para que el Inspector sepa, por ejemplo, cómo actuar o a qué hora personarse en la empresa o a qué testigos interrogar.

En cuanto a las denuncias formuladas contra ofertas de empleo basura, nuestro parecer lo dejamos claro en el post “Por qué conviene aceptar ofertas de trabajo abusivas”.

Esta entrada fue publicada en Inspección de Trabajo. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Conviene poner una denuncia a la Inspección de Trabajo?

  1. Pingback: “Mi jefe me putea” | Abogada Laboralista

  2. Pingback: Economía sumergida o trabajar en negro | Abogada Laboralista

  3. Pingback: “Si no firmo el finiquito, no me pagan lo que me deben” | Abogada Laboralista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*