Por qué conviene aceptar ofertas de trabajo abusivas

ofertas de empleoEstaréis acostumbrados a ver y escuchar ofertas de trabajo como:
Ejemplo 1): Te vamos a pagar 800 euros al mes (por debajo del Convenio, of course), tendrás que hacer el horario de apertura al público (más de 40 horas semanales) y no vas a tener vacaciones.
Ejemplo 2): Te debes dar de alta de autónomo pero nosotros te pagamos X dinero al mes con tu cuota incluida y los beneficios del negocio son nuestros.
Ejemplo 3): Te contratamos de auxiliar administrativo para pagar menos a la Seguridad Social pero tu trabajo será de profesor de academia privada.

Los tres ejemplos anteriores son casos reales que defendimos y hay muchos ejemplos más. Ahora bien, la mayoría de los trabajadores no tienen más remedio que aceptarlas y la mayoría de esta mayoría no reclama después ni se informa de sus derechos; otros pocos las rechazan porque entienden que no les compensa.

Os doy el consejo de vuestra vida: ¡ACEPTADLA PRIMERO Y RECLAMAD DESPUÉS!

Se trata de coger el empleo que sea con las condiciones que os ofrezcan (obviamente con matices) y, antes de que pase el año o que os echen, reclamar a la empresa solicitando un reconocimiento de derecho y/o cantidad (dependiendo del caso concreto, pueden ser: diferencias salariales, horas extras, clasificación profesional, relación indefinida, vacaciones etc.). Con ello se consiguen dos cosas: lo solicitado en la demanda y la garantía de indemnidad que significa que la empresa no os puede despedir y, si lo hace, el despido sería nulo, por lo que os debe readmitir sí o sí  pagando los salarios desde el despido hasta la readmisión. El despido nulo es el Santo Grial del derecho laboral: supone al trabajador mucho dinero y cotizaciones.

También podéis interponer una denuncia a la Inspección de Trabajo que, si todo sale bien, regularizará vuestra situación y la denuncia valdrá como garantía de indemnidad. Eso sí, las diferencias salariales no os la da la Inspección, si queréis vuestro dinero tendréis que acudir a un Juzgado.

También se puede demandar cuando finalice la relación laboral pero en este caso no hay garantía de indemnidad (y por tanto no hay despido nulo por este motivo) y, además, algunas reclamaciones tienen un año de prescripción por lo que el paso del tiempo perjudica vuestros derechos. Recordad que se deben tomar ciertas precauciones a la hora de firmar un finiquito so pena de quedaros sin nada (consultadlo en ¿Qué pasa si no firmo el Finiquito?).

En cualquiera de los supuestos, lo más recomendable es recoger pruebas de vuestra situación desde un principio (guardar los e-mails, la oferta de trabajo, tener testigos de las horas extras o de las funciones, grabar conversaciones, etc.).

Os cuento lo que pasó en el ejemplo 2): A la trabajadora le ofrecieron trabajar de encargada de una tienda pero, para acceder al empleo, tenía que darse de alta como empresaria, aparentar que la tienda era la suya y pasar los beneficios de las ventas al empresario real; todo ello a cambio de un sueldo con cuota de autónomo incluida.
Dos años después, al finalizar la relación laboral, la trabajadora demandó por despido y cantidad (las cantidades sólo del último año trabajado por ese asuntillo de la prescripción) y le conseguimos la friolera de 18 mil y pico euros.
Si la trabajadora no hubiese aceptado el empleo se habría quedado, por un lado, sin el sueldo que le pagaron durante el tiempo trabajado y, por otro, sin la indemnización por despido y sin varios conceptos salariales y extra-salariales.

La empresa puede ofrecer las condiciones más penosas que se le ocurran o hacer el fraude más ingenioso posible pero, si reclamáis vuestros derechos, al final os tendrán que dar todo lo que legalmente os corresponda y el trabajo habrá merecido la pena.
 

Consulta gratuitamente y sin compromiso tu caso particular y te diremos qué posibilidades tienes y qué pruebas o indicios necesitas y cómo recogerlas.
Esta entrada fue publicada en Ofertas de empleo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Por qué conviene aceptar ofertas de trabajo abusivas

  1. Pingback: ¿CONVIENE PONER UNA DENUNCIA A LA INSPECCIÓN DE TRABAJO? | Abogada Laboralista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*