Presiones y amenazas habituales del empresario

Te deben la nómina del mes anterior además del finiquito, pero tu contrato ha terminado o está a punto de terminar y el empresario te dice que si no firmas los papeles no te va a dar el dinero (tu dinero). Que demandes si quieres y ya lo cobrarás en dos años o más. Además tampoco te va a dar los papeles del paro y ¿cómo vas a ir al paro sin certificado de empresa?.

Esta es una de las encerronas más comunes que orquestan las empresas, pero hay más:
“Si no firmas, te arruinamos la vida”
“Hablamos con los empresarios del sector y jamás trabajarás”
“Firma que te hemos pagado todo aunque no sea así y en unos meses te volvemos a contratar”
(No te lo creas ni loc@)
“Si no firmas te vamos a dar dos hostias”
“Firma mejor la baja voluntaria porque el despido mancharía tu expediente”
(no existe ningún expediente laboral oficial)
“Si no firmas no tienes derecho a paro”
“Firma aquí y la próxima semana te pago”
“Si demandas tendrás que pagar a nuestros abogados”
“Si demandas te pedimos daños y perjuicios”
“Firma aquí o te bajamos el sueldo/te trasladamos a Bután/te reducimos jornadas/te quitamos mejoras, etc.”

Te lo digan cómo te lo digan, no te dejes amedrentar.
Buscan asustarte para que firmes algo que a ti te perjudica mientras que al empresario le beneficia o para que no acudas a los juzgados o, de hacerlo, para que pierdas tu reclamación. Por eso no son simples ilegalidades sino que son delito. Pueden ser coacciones, amenazas o incluso estafa (si firmas) o una tentativa de estafa (si no firmas), y a veces hasta concurren lesiones.

¿Qué debes hacer?
En primer lugar, NUNCA firmes sin más una nómina si no la has cobrado. Es de sentido común que firmar un documento de pago (como es la nómina) significa que está cobrado por lo que si realmente no se ha abonado nada puedes reclamar después. En este caso el consejo es que, en todas las copias, junto a tu firma añadas “no conforme” “pendiente de cobro (o sólo recibo x cantidad)” y pongas la fecha en que firmas.
Lo mismo debes hacer con el finiquito, es más: DEBES HACERLO SIEMPRE aunque lo cobres.

En referencia a esas presiones, te aconsejamos grabarlas sin que se enteren (hay aplicaciones para móviles para ello). Es legal siempre que intervengas en la conversación. Con esa prueba puedes lograr que en un juzgado se declare nula la firma obtenida bajo error/coacción, que se te reconozcan los derechos que reclames (despido, salarios, etc.) y la nulidad de las medidas adoptadas por vulneración de derechos fundamentales y a mayores podrías solicitar daños y perjuicios.
Todo ello por vía laboral, aunque el trabajador que quiera puede reclamar por la vía penal e incluso barajar si conviene poner una denuncia a la Inspección de Trabajo para que multe al empresario.

Esta entrada fue publicada en Finiquito. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Presiones y amenazas habituales del empresario

  1. Pingback: Qué debes saber sobre el finiquito | Abogada Laboralista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*